Tiramisú

TIRAMISÚ | Origen y receta de este postre italiano

¡Hello!

Si os pregunto, cuál sería uno de los postres más famosos de la gastronomía italiana ¿qué me diríais?

Efectivamente, en la entrada de hoy vamos a conocer un poco más sobre el postre de la gastronomía italiana que más reconoce la gente alrededor del mundo, me refiero al famoso tiramisú.

Se trata de un postre super cremoso y fácil de hacer porque no necesita horno ni unas manos expertas para que la masa quede en su punto. Un postre frío y montado a capas que si lo haces una vez, seguro que repetirás.

Así que si te gusta o quieres saber un poco más sobre este famoso postre italiano, te invito a que sigas leyendo.

 

¿Qué es el Tiramisú?

 

Se trata de un postre tradicional italiano con una base de bizcochos de soletilla (ingrediente principal para que quede mejor) bañados en café y cubiertos por una crema de huevos, azúcar y queso mascarpone (segundo ingrediente principal para que quede perfecto), y todo ello espolvoreado con una fina capa de cacao puro en polvo.

Sin duda es el postre más famoso de toda Italia.

 

¿Que significa Tiramisú?

 

El origen de la palabra procede del dialecto Treviso, una variante del italiano de la ciudad de Venecia y que su significado ha sido interpretado y/o traducido al español como “Recógeme”, “Levántame”, “Tráeme” o “Súbeme el ánimo”.

Dichas traducciones vienen especialmente asociadas a los ingredientes (café, chocolate, queso) y su contenido hipercalórico.

No hay nada como disfrutar de un buen postre para sentirse lleno de energía jeje.

 

El Origen del Tiramisú

 

Los expertos están de acuerdo que la receta del tiramisú es bastante moderna ya que hasta los años 50 más concretamente, no hay constancia ni evidencia sobre este postre. Es decir, es uno de los postres italianos más típicos, pero no por ello es un clásico. 

Hay quien ve sus orígenes en los siglos XVII o XIX, pero en aquellos tiempos no era factible encontrar ciertos ingredientes ni preparar esta receta con unas garantías mínimas en lo que a su conservación y consumo se refiere.

No obstante, hay alguna que otra leyenda donde se dice que el tiramisú es un invento del siglo XVII en honor del duque de Toscana, y en el que a través de sus ingredientes se representaba la fuerza, la virilidad y la humildad de este aristócrata.

Este postre se llamaba “sopa de duque” y se rumorea que tenía características muy similares al actual tiramisú.

Otra de las leyendas extendida por Italia señala su surgimiento en una pastelería de la ciudad de Turín durante el siglo XIX como tributo al conde de Cavour, mientras trabajaba en el intento de unificar la península italiana.

Aunque, sin duda, la leyenda más extendida es la que sitúa el nacimiento del tiramisú en los burdeles de la región del Véneto, siendo el plato más solicitado por sus clientes al atribuírsele propiedades afrodisíacas. Se pensaba que era perfecto para reponer fuerzas de manera rápida. 

Con el tiempo se fueron incorporando otros ingredientes, ya que aquella receta de los burdeles venecianos no incluía grasas, ni queso mascarpone. Estos ingredientes podían hacer las digestiones más pesada y no interesaba.

 

 

¿Cómo preparar un delicioso Tiramisú?

 

Antes que los ingredientes, os voy a dar unas pequeñas pinceladas para que os quede perfecto.

Como los ingredientes son sencillos y económicos, valdrá la pena buscar que sean de calidad para garantizar un resultado excelente.

En España se utilizan los bizcochos de soletilla como base. En Italia, los famosos “savoiardi”. En cualquier caso, deben ser un poco compactos, pero flexibles, para rellenar bien el molde y que no se deshagan mucho cuando se remojen con el café.

El café debe ser fuerte y concentrado para que dé personalidad al postre. Hay que asegurarse que esté frío, porque en caso contrario podría deshacer los bizcochos. Tampoco es necesario empaparlos a conciencia.

El cacao en polvo también deberá ser de calidad y cuando más puro mejor. Así compensara el dulzor del azúcar incorporado a los huevos.

Aunque hay recetas que indican que se puede utilizar otro tipo de quesos, mi recomendación es hacerlo con el queso mascarpone.

El refrigerado es fundamental no solo para que la preparación quede firme sino porque estamos hablando de una receta que lleva huevos crudos y queso fresco. Máximo tenerlo 48 horas de haberlo preparado en la nevera para que no aparezcan problemas de salubridad.

Ahora sí, vamos al lío.

 

Ingredientes:

 

  • 500 gr de Queso mascarpone atemperado
  • 2 Huevos 
  • 350 ml de Café (bebida)
  • 80 gr de Azúcar
  • 20 Bizcochos de soletilla
  • 30 gr de Cacao puro en polvo

 

Elaboración:

 

Preparar el café y dejarlo enfriar.

Separar las yemas de las claras de los huevos. 

Montar las claras a punto de nieve ligero y reservar.

Batir las yemas con el azúcar hasta que se disuelva completamente y la mezcla cambie a un color  amarillo pálido.

Remover el queso mascarpone para que sea más fácil incorporar a las yemas azucaradas. Hacerlo con movimientos suaves y envolventes, no batir.

Por último, añadir las claras a la mezcla anterior y hacerlo suavemente y también con movimientos envolventes. Con ello se consigue una textura suave y muy cremosa.

Mojar los bizcochos en el café frío y colocarlos en la base del molde que hayas seleccionado, cuadrado, rectangular o incluso redondo (yo lo hice en unos vasos). Extender a continuación una capa de la crema de huevo y mascarpone, bien repartida por toda la superficie. Repetir el proceso y terminar con una capa de crema.

Al final, espolvorear una fina capa de cacao puro en polvo, tamizando con un colador.

Dejar reposar el postre en la nevera hasta el día siguiente.

Si se quiere, sacar el tiramisú de la nevera 15 minutos antes de consumir y espolvorear nuevamente con otra capa fina de cacao puro en polvo.

Tiramisú

Imagen de la web de PIXABAY

 

Existen un sinfín de recetas de tiramisú, pero todas ellas tienen más en común que otra cosa. Es por ello, que es un postre tan fantástico y extendido por todo el mundo, porque es capaz de incorporar pequeños detalles que se adapten a los gustos de todos. 

De verdad, es el postre perfecto de quienes no tienen mano alguna para la repostería jeje.

Se puede acompañar con una infusión o un té, pero cualquier momento es bueno para compartir uno de los postres más típico de los dulces italianos.

 

Contadme, ¿te vas a animar a hacer la receta?

 

Espero que la respuesta sea sí y compartáis conmigo vuestra experiencia y sensaciones.

 

Mil G R A C I A S por leer mi Blog, compartir mis entradas y dejarme vuestros comentarios. De esta forma me estás ayudando a tener más visibilidad y que pueda seguir creciendo en contenido.

Para no perderte ninguna entrada no te olvides de suscribirte al Blog y te invito a seguirme en mis Redes Sociales donde aparezco con el perfil @yolyhdo y te muestro más contenido.

Nos vemos en el próximo post ¡Besos!

 

Tags:
No Comments

Post A Comment