Teletrabajo

La nueva modalidad de trabajo | TELETRABAJO

¡¡¡ Hello !!!

Desarrollar la jornada laboral desde casa (teletrabajo), se ha convertido con el covid-19 en la nueva normalidad.

Personalmente llevaba disfrutando de esta opción dos años y, siempre que se pueda, estoy a favor del teletrabajo.

En mi caso particular ha sido por salud y, gracias a esta nueva forma de trabajar, he podido seguir realizándome a nivel laboral, mientras que en otras circunstancias hubiese tenido que estar de baja médica.

No obstante, no siempre todo es positivo. Es más, como todo en esta vida, tiene su lado bueno y sus puntos negativos.

Uno de los principales puntos negativos, son las patologías físicas que pueden surgir.

Hoy vamos a ver cómo podemos prevenirlas.

 

Aunque se trata de un tema que ha evolucionado mucho durante la última década, las condiciones sociosanitarias actuales han hecho que aumente de forma rápida y generalizada.

Ahora nos relacionamos con nuestros compañeros o clientes mediante la tecnología informática, es decir a traves de nuestro PC y conectados a internet.

Las videollamadas, el correo electrónico, los chats de grupo,… hacen posible que esta separación física obligatoria que debemos tener por la pandemia, se reduzca y nos facilite las conexiones e intercambios de información de una forma fluida y fácil.

¡Hasta aquí todo guay!. Pero es verdad que, estar muchas horas frente al ordenador, puede provocar ciertas dolencias físicas.

Y es que a las horas de trabajo mencionadas anteriormente, en ocasiones se une que el espacio laboral en casa no es el más adecuado. El mobiliario puede que no sea el correcto (sobre todo la silla), la iluminación en ocasiones no es la más conveniente,…

Principalmente, podemos sufrir de dolores de espalda, cuello, muñecas, ojos, cefaleas, mareos y tensión muscular.

Los expertos aconsejan tener establecidos periodos regulares para descansar, levantarse y cambiar de postura. Realizar ejercicios de relajación y darnos automasajes también pueden ayudar a mejorar los síntomas.

Vamos a ver cuáles pueden ser las áreas de nuestro cuerpo que más problemas físicos pueden mostrar.

 

Cervicales

Las vértebras y músculos del cuello, son una zona que soportan una gran tensión mantenida en el trabajo con pantallas.

Las malas posturas adoptadas en muchas ocasiones, a la hora de mirar la pantalla, pueden generar dolor de cabeza y de cuello.

Se recomienda utilizar una graduación correcta en las gafas que no nos haga acercarnos o alejarnos más de lo debido a la pantalla así como, realizar pausas de forma regular y realizar estiramientos musculares siempre que podamos.

Relajar la musculatura cervical ayudará mucho a prevenir y mejorar estos síntomas.

 

Espalda

Los dolores en la zona dorso-lumbar son muy característicos en todos los trabajos que se realizan sentados y en una misma postura por un periodo largo de tiempo.

Normalmente, el trabajo estático en el que se utilizan los brazos y se debe tener la cabeza erguida genera tensiones musculares en la espalda.

Para evitarlo o por lo menos reducir esa tensión, es recomendable levantarse, moverse y realizar otra actividad. De esta forma,  proporcionamos un descanso a esos grupos musculares.

Al igual que en la cervicales, los ejercicios de relajación pueden ayudar a mejorar estos síntomas.

 

Musculatura y articulaciones

Lesiones en codos, muñecas y dedos se pueden presentar muy frecuentemente.

Su origen reside en la sobrecarga muscular por movimientos repetidos e inadecuados.

El conocido “codo de tenis” o epicondilitis puede presentarse por el uso continuado del ratón del ordenador.

Tanto la sobrecarga en el codo como en las manos y los dedos tienen el mismo origen y se recomienda, que cuando surja, se visite al especialista para que nos indique cual es la mejor forma de mejorar esa situación.

Una forma fácil de prevenir esa sobrecarga es con la utilización de diseños ergonómicos en muebles y aparatos de informática (ratón, teclado, alfombrillas,…).

 

Fatiga visual

El trabajo frente al ordenador hace que los ojos estén fijos sin parpadear durante periodos prolongados de tiempo.

La fatiga visual es una situación transitoria y recuperable. Llegamos a ella cuando realizamos trabajos de visión cercana durante mucho tiempo.

Sus síntomas son: dificultad para enfocar la vista, pesadez de párpados, escozor ocular, ojo seco y enrojecimiento conjuntival.

Tienen un papel fundamental para empeorar los síntomas la luz ambiental que tengamos, la distancia y la posición a la que se encuentre nuestra pantalla y, sobre todo, los periodos prolongados de trabajo sin hacer descansos.

Resumiendo, disponer de mobiliario ergonómico y adaptado a las necesidades particulares, buscar la distancia correcta entre nosotros y la pantalla, contar con luz ambiente correcta y que incida sobre nosotros de forma indirecta, descansar periódicamente, levantarse, estirarse y realizar movimientos de relajación de corta duración son algunas de las alternativas para combatir los posibles inconvenientes del teletrabajo.

 

Contadme,

¿Qué opináis sobre el teletrabajo?

¿Vuestros trabajos son compatibles con esta modalidad de trabajo?

 

Deseo que os haya gustado la entrada y os resulte útil a la hora de reducir sintomatología derivada de la situación.

Mil G R A C I A S por leer mi Blog, compartir y comentar.

Suscríbete en caso de que te guste y, te invito a seguirme en mis Redes Sociales donde aparezco con el perfil @YolyHdo y te cuento más cositas.

¡¡¡ Hasta pronto !!!

2 Comments
  • Lorena
    Posted at 15:16h, 03 diciembre Responder

    Yo las cervicales, con el ordenador y el móvil todo el día. Me ha encantado el post!! Un besito

    • Yolanda
      Posted at 12:06h, 04 diciembre Responder

      Yo también sufro mucho de dolores en las cervicales. Ahora me doy masajes con el aceite corporal de Árnica de Alma Secret jeje.
      Muchas gracias Lorena!!!
      Un besazo,

Post A Comment