¿Qué es la “ventana metabólica”?

¡¡¡ Hello !!!
¿Cómo se ha pasado el mes de octubre? I hope you’re OK.
Hoy no me voy a enrollar mucho y prometo realizar un post cortito pero muy interesante jijiji.
¿Conocéis el término “ventana metabólica”?  
Yo no había oído hablar de él hasta hace unos meses y, tampoco preste mucho atención al asunto en ese momento, hasta que circunstancias de la vida me han hecho leer sobre el tema y creo, que por lo menos, es bastante interesante saber que existe y en que parece que consiste.

Útil para todo el público aunque puede estar más orientado para aquellas personas que realizan algún tipo de deporte, os invito a que sigáis leyendo esta entrada…



ventana metabólica



¿QUÉ ES LA “VENTANA METABÓLICA”?

Alimentación y deporte son dos términos que deben ir de la mano.
Cuando se practica ejercicio con regularidad es muy importante que se siga una dieta equilibrada.
Hay momentos que nuestro cuerpo es más receptivo a la asimilación de nutrientes que otros, pero estudios realizados nos muestran que uno de esos momentos receptivos es justamente, después de haber realizado ejercicio.
Dicho término significa el periodo de tiempo inmediatamente posterior al entrenamiento que el cuerpo está extremadamente receptivo a la absorción de nutrientes gracias a la acción de la insulina. 
La insulina es la hormona encargada de transportar la glucosa y los aminoácidos hacia las células, de estimular la síntesis de proteínas musculares y de glucógeno además de reducir la degradación de proteínas musculares.
Sus primeros 45 minutos son los que el cuerpo se encuentra más receptivo a la asimilación de nutrientes de calidad como por ejemplo, carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, aunque el margen se extiende hasta las 2 horas.

Según he podido leer la “ventana metabólica” proviene de la terminología del culturismo, no obstante, se ha popularizado entre todos los deportistas ya que al fin y al cabo, todos queremos aprovechar lo mejor posible el entrenamiento que realizamos y la recuperación posterior.

No obstante, aunque vale para todos dependerá un poco del deporte que se realice. Puede ir más enfocado a deportes de resistencia o después de esfuerzos de larga duración.
Ahora vamos al lio.
Después de acabar el ejercicio según parece es nuestra mejor oportunidad de restaurar nuestros niveles energéticos, preservando nuestra masa muscular, regenerando tejidos, nutriendo músculos y articulaciones e incluso ayudando a crear masa muscular (proceso anabólico) para estar en las mejores condiciones físicas para seguir entrenando al día siguiente.
Ingerir proteínas, carbohidratos y realizar una hidratación correcta nos va a ayudar a:

Evitar lesiones reduciendo el daño muscular.
Acelerar la eliminación de deshechos producidos por el aumento sanguíneo por acción de la insulina.
Aumentar la capacidad de recuperación de los niveles musculares de glucógeno.
Fortalecer y ayudar al sistema inmunitario.

El cuerpo humano necesita energía para realizar cualquier tipo de actividad. Esta energía se obtiene en primera instancia de los depósitos de glucógeno muscular.

Dichos depósitos de glucógeno llega un momento que son insuficientes (dependerá de la intensidad que tenga el ejercicio que se está realizando y de la cantidad de glucógeno que se ha almacenado antes de emprender el entrenamiento). Para que la energía siga constante nuestro cuerpo empieza a destruir los tejidos musculares. Dicho proceso se llama catabólico.

Para detener esos procesos de destrucción de tejidos musculares y fomentar incluso el crecimiento de los mismos (proceso anabólico) el organismo necesita subir los niveles de insulina en sangre. El método más fácil para subir esos niveles de insulina es consumiendo carbohidratos de absorción rápida como puede ser la fruta, los zumos, mermelada, frutas secas (higos, pasas, ciruelas, dátiles) o incluso pan o arroz blanco.
Tampoco nos podemos olvidar, que cuando el organismo está en modo
anabólico, los músculos también necesitan proteínas. Estas proteínas
también deberán ser de rápida absorción.

Las proporción carbohidratos siempre debe ser mayor que la de proteínas para una correcta recuperación del glucógeno.
La alternativa cómoda para recuperarnos después de un entrenamiento es la ingesta de los famosos preparados comerciales. No obstante, también se puede encontrar en una alimentación natural. Algunas ideas sencillas serían: 2 yogures desnatados naturales, una manzana y un puñado de nueces o 60 gr de pan, dos lochas de jamón de york y un plátano.

Es importante incidir en la cantidad de carbohidratos que debemos tomar ya que, no todas las personas necesitarán la misma cantidad de comida para reponerse del esfuerzo realizado.

Dicha cantidad, siempre tiene que estar relacionada con el tipo de esfuerzo realizado y nuestro peso, aunque una regla muy general suele ser la del gramo por kilo.

Pero como siempre os he comentado cuando realizo alguna entrada de este tipo, yo no soy nutricionista por lo que recomiendo acudir siempre a un especialista para que nos oriente en un plan nutritivo, hecho a la medida de las necesidades particulares de cada uno.
Para terminar, lo que si podemos afirmar sin equivocarnos es que es fundamental cuidar la alimentación antes, durante y después del ejercicio así como, tener una correcta hidratación y un adecuado descanso.

Solo me queda comentaros que demostrado o no los beneficios de reponer nutrientes durante la denominada “ventana metabólica”, de lo que no hay duda es que llevar unos hábitos de vida saludables y una alimentación correcta siempre será beneficioso para nuestro bienestar diario.
Me interesa saber 
¿Habíais oído hablar del término? 
¿Lo tenéis presente siempre que realizáis ejercicio? ¿Os está funcionando?
Mil G R A C I A S por leer mi blog, compartir y dejadme vuestros comentarios. Y si te gusta lo que lees, no te olvides de hacerte seguidor.
¡¡¡ Hasta pronto !!!
No Comments

Post A Comment