Sol y Vitamina D con Avene Solar Fluido Mineral

¡¡¡ Hello !!!

I hope you’re OK.

A quien no le han dicho o a quien no hemos dicho, vamos a andar por el sol para tomar vitamina D jajaja.

La vitamina D es comúnmente conocida como la vitamina “del sol“. Recibe este sobrenombre porque el 90% de esta vitamina la generamos los humanos a través de un proceso tan simple como es tomar el sol. El otro 10% procede, habitualmente, de la ingesta adecuada de productos que la contengan. 

No obstante, según he podido leer, muy pocos alimentos contienen Vitamina D de manera natural, por lo que muchos alimentos son enriquecidos con esta “vitamina” aunque realmente, se trata de la vitamina D2 que no es igual de saludable que la D3.

Pero claro, también hemos oído decir, ten cuidado con el sol que está que quema jajaja.
Entonces… ¿cuánto sol debemos tomar para obtener la vitamina D necesaria sin poner en riesgo nuestra piel? ¿Cómo podemos protegernos? ¿Qué son los filtros solares físicos y químicos? ¿Cuales serían?.

Si tienes dudas respecto al tema, te invito a que sigas leyendo…


sol y vitamina D

 

SOL PERO CON PROTECCIÓN – SOLAR FLUIDO MINERAL

EAU THERMALE AVÉNE


Empezaremos haciendo un guiño al sol porque, aunque España es un país con muchas horas de sol, se ha detectado que el nivel de vitamina D3 en nuestra sangre disminuye cada año. Se piensa que esto es debido a los cambios en los hábitos de comportamiento y a nuestra alimentación.
La vitamina D se sintetiza en nuestra piel a partir del colesterol, mediante una reacción química que necesita rayos ultravioletas del tipo B, de onda corta, o UVB. 

El 95% de la radiación que nos llega del sol son rayos UVA (los que nos broncean), pero son los rayos UBV los que hacen que sinteticemos la vitamina.

La síntesis está fallando en los siguientes casos:
Si nos ponemos protector solar (incluso una protección baja SPF 15 bloquea el 93% de los rayos UVB).
Si tomamos el sol en invierno no obtenemos suficiente radiación UVB.
Si tienes la piel oscura, la pigmentación bloqueará también a los rayos UVB.
La vitamina D es fundamental para permitir la absorción intestinal de calcio y fósforo en sus formas solubles,  esencial para niños pequeños y personas mayores. En niños pequeños previene el raquitismo y en personas mayores la osteoporosis.

Estudios más recientes, aseguran que un nivel adecuado de vitamina D en nuestro organismo interviene en la mejora del estado de ánimo y en la prevención de enfermedades autoinmunes, aunque también hay que decir que no hay estudios concluyentes. Lo que sí parece que está claro, es que es fundamental para el buen funcionamiento del sistema inmunitario humano.
Por otro lado, la moda de lo “light” está propiciando dietas pobres en grasas animales, por lo que tampoco obtenemos ese 10% de vitamina D a través de la alimentación.
Resumiendo:
No es buena idea conseguir la Vitamina D poniéndonos más tiempo al sol de lo necesario. En cuanto se enrojezca la piel, el riesgo de sufrir cáncer será mucho mayor.
Incluir en la dieta lácteos enteros, huevos y pescado azul. Las sardinas, caballas o anchoas son excelentes opciones.
– Si al final decides tomar suplementos, lo ideal es que sean bajo prescripción médica y que sean de vitamina D3 evitando los que son de vitamina D2. 

Tiempo de exposición solar recomendado en cada estación


De forma general, la Organización Mundial de la Salud, recomienda una exposición solar
corporal de entre 10 a 15 minutos diarios tres veces por semana
De forma específica, he podido leer que un Grupo de Investigación en Radiación Solar de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha llevado a cabo un estudio cuyas conclusiones para un tipo de piel nivel 3 serían:
Durante los meses de invierno, se necesitarían cerca de 130 minutos al sol para que la piel genere las dosis necesarias.
Durante los meses más luminosos, bastaría con estar al sol unos 10 minutos.
– Por último, durante los meses de otoño, sería suficiente estar media hora para obtener nuestra dosis de sol necesaria.


Diferencia entre filtros físicos y químicos


Los filtros físicos o minerales actúan a modo de pantalla reflejando la luz
Su principal desventaja es que suelen ser texturas espesas que nos dejan la piel con un aspecto blanquecino.
Actualmente, existen pigmentos micronizados y el filtro se encuentra en forma de nanopartículas que minimizan los inconvenientes de quedarte como “Casper”.

Los puedes identificar porque en el envase o en la lista de ingredientes aparece la palabra “nano”. Este tipo de pigmentos si se pueden absorber en cierta medida por nuestra piel, no obstante, su uso se considera totalmente seguro.

Suele ser el producto ideal para aquellas persona que tienen la piel sensible o con tendencia a la dermatitis.

Ejemplos de ingredientes que son filtros físicos son el óxido de zinc y de hierro, dióxido de titanio, la mica, caolín o talco.

Los filtros químicos captan la energía incidente y la remiten nuevamente como radiación térmica, convirtiéndola en inocua para la piel.

Su principal ventaja es que son muy agradables desde un punto de vista cosmético.

Uno de sus inconvenientes es que son ingredientes que al ser absorbidos por la piel pueden generar algún tipo de alergia.
Aunque también existen filtros químicos que son estables a la luz por si mismos no penetrando en la piel. Son aquellos que se utilizan para formular productos destinados para pieles sensibles e incluso niños. De esta forma, se desmiente el mito de que los productos solares específicos para pieles sensibles sólo llevan filtros físicos ya que es posible que también lleven filtros químicos.

Ejemplos de ingredientes que son filtros químicos son Mexoryl (es un filtro de amplio espectro, efectivo frente a radiación UV-A y UV-B, fotoestable y que no penetra en la piel. Es un filtro químico apto para pieles sensibles, con intolerancia y alergias), Octyl-methoxycinnamat o Tinorsob.
El grado de protección frente a la radiación solar viene determinado por el SPF y siempre viene reflejado en el envase. Nos indica el número de veces que
el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel
frente al enrojecimiento



Fluido Mineral con color 50+ de Eau Thermale AVÉNE

 

Fluido Mineral Avene

 

Se trata de un fluido mineral con color 50+ dirigido especialmente  a todas las pieles sensibles, pieles intolerantes a los filtros químicos y a los perfumes.
Es una fórmula elaborada para minimizar los riesgos de reacciones alérgicas. 
Sus principales activos son:
Complejo 100% mineral, con estabilidad y eficacia de larga duración, ofreciendo una protección óptima frente a los UVB y los UVA (cortos y largos).
El Pretocoferil, poderoso antioxidante, para una protección celular contra los radicales libres. 
El Agua termal de Avéne, con propiedades calmantes y anti-irritantes.
Textura ligera y fluida que hidrata las capas superiores de la piel sensible y/o intolerante.
Libre
de perfume, alta protección para la piel intolerante, muy resistente al
agua, protección de amplio espectro UVB-UVA y fotoestable.
Acabado mate, sin marcas blancas. Este fluido al ser con color tras su aplicación obtenemos un tono dorado que ilumina ligeramente el rostro. 
Avéne nos aconseja utilizarlo antes de toda exposición solar. Aplicar un dedo de fluido mineral en cara y cuello de un adulto, en caso de reducir la cantidad de aplicación veremos mermados los niveles de protección indicados. Renovar frecuentemente la aplicación.
INGREDIENTES
Zinc Oxide (nano), Avene Thermal Spring Water (Avene aqua), Titanium Dioxide (nano), Coco-Caplylate / Caprate, Isopropyl Palmitate, Isocetyl Stearoyl Stearate, Isodecyl Neopentanoate Isododecane Isohexadecane PTFE, Triethylhexanoin, Dicaprylyl Ether, PEG-30 Dipolyhydroxystearate, Iron Oxides (CI77492), (CI 7749), (CI 77499), Mica, Alumina, Stearic Acid, Caprylyl Glycol, PEG-45 / Dodecyl Glycol Copolymer, Silica, Benzoic Acid, Caprylic / Capric Triglyceride Disodium EDTA, Disteardimonium Hectorite, Glyceryl Behenate, Glyceryl Dibehenate, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil (Helianthus Annuus Seed Oil) Pentaerythrityl Tetra-Di-T-Butyl Hidroxyhydrocinnamate, Polyamide-3, Sodium Chloride, Titanium Dioxide (CI 77891), Tocopherol, Tocopheryl Glucoside, Tribehenin, Triethoxycaprylysilane Water (Aqua).



Su packaging es un bote de plástico blanco opaco. Al ser de textura con color la tapa es de color marrón. Trae 40 ml y cuesta alrededor de 12 euros.


Opinión personal

Avene Solar Fluido Mineral
No suelo utilizar protección solar específica durante todo el año. Normalmente, utilizo una  BB Cream y la protección que lleve la considero más que suficiente. No obstante, en verano la cosa cambia.

Mi piel es mixta deshidratada, por lo que no todas las texturas son cómodas de llevar todo el día.  
Actualmente, lo estoy utilizando a diario. El color que me aporta me gusta pero
sobre todo, me gusta como actúa de primer
. A continuación, aplico los polvos minerales [+] o el Gel Facial Honey Bronze [+] y el resultado final es fantástico. 

Repetiría con él porque me parece un buen producto. Fácil de aplicar y cómodo para llevarlo de viaje ya que la forma de su envase hace que sea muy práctico.


Resumiendo
A la hora de elegir un fotoprotector debemos tener en cuenta otros aspectos relevantes como por ejemplo; el fototipo de piel que tenemos, la edad, si tenemos gran cantidad de lunares, si padecemos algún tipo de alergia o nos encontramos en alguna etapa especial de nuestra vida (embarazada), el lugar dónde se va a realizar la exposición solar, si incluyen o no perfumes, sin son water-resistant o water-proof,… 
En fin…, ante la duda siempre pedir consejo a un especialista.


¿Cuales son vuestros protectores solares favoritos?


Muchísimas G R A C I A S por leer mi blog, compartir y dejadme vuestros comentarios.

¡¡¡ Hasta pronto !!!
No Comments

Post A Comment